miércoles, 4 de noviembre de 2015

Flan de leche condensada y limón

A la mayoría de nosotros nos encantan y disfrutamos cuando en la mesa nos sirven un buen postre, y si es casero mucho mejor. Entre los que mas interés suelen causar y los que mas aceptación tienen son los flanes. Y para aumentar nuestro recetario de este increíble postre, hoy os proponemos: flan de leche condensada y limón.
Como os decíamos, los flanes son de esos postres que casi siempre se encuentran en nuestras mesas cuando queremos disfrutar de un buen postre casero, ya que su rápida elaboración, y sus innumerables sabores, hacen que siempre tengamos uno que nos guste y podamos disfrutarlo.
En nuestra búsqueda de nuevos sabores, encontramos esta receta que tenéis ante vosotros, y con la que nosotros intentamos sorprender a nuestros invitados en una comida en nuestra casa.
Sencilla, muy rápido de preparar y con unos resultados que impresionaron a todos. Con un sabor suave y con el toque único que le da el limón a todos los platos donde lo utilizamos, tuvimos un postre sorprendente que mezclaba la receta clásica de los flanes junto con ingredientes poco usados en este tipo de preparaciones.
Esperamos que, al igual que nos ocurrió a nosotros, disfrutéis todos en vuestras casas de este postre, con el que estamos seguros que triunfareis como perfectos anfitriones y cociner@s. Ahora, empezamos ya con la receta, así que solo nos queda una cosa: ponernos los delantales y empezar a cocinar!



Ingredientes (6 personas):
  • 4 huevos
  • 1 limón grande
  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • 2 medidas del bote de leche condensada de leche
  • Caramelo líquido


Preparación:
  1. Primero, rallaremos el limón y sacaremos el zumo, dejándolo todo reservado para usarlo después.
  2. Batimos los huevos con unas varillas eléctricas. Cuando ya estén bien batidos, añadimos la leche condensada y continuamos hasta que todo se integre bien.
  3. Vertemos seguidamente la ralladura de limón, el zumo y las medidas de leche. Batimos para que se forme una mezcla homogénea.
  4. Caramelizamos el molde que usaremos (tiene que ser apto para microondas) y vertemos el contenido de la mezcla en el.
  5. Lo llevamos al microondas y lo tendremos en principio 8 minutos y medio.
  6. Lo sacamos y comprobamos si ya está bien cuajado (pincharemos con un cuchillo y tendría que salir limpio). En nuestro caso, tuvimos que meterle 3 minutos mas y después otros 2. No especificamos tiempo exacto ya que cada microondas es un mundo, y la potencia es diferente, por eso, lo mejor es ir comprobando cuando está cuajado.
  7. Sacamos y dejamos enfriar un poco fuera de la nevera, para después llevarlo dentro y dejarlo que se enfríe totalmente.
  8. Desmoldamos y servimos.
Un postre sencillo y que nos sacará de mas de un apuro, ya que se prepara en poco mas de 15 minutos y con el cual todos quedarán encantados.

Un saludo a tod@s y buen provecho!

1 comentario: